Aprender a compartir el coche: el impacto para los conductores y los fabricantes

El uso compartido de vehículos está en alza, impulsado por el aumento del uso de los teléfonos inteligentes, la preocupación por la sostenibilidad y la adopción de vehículos eléctricos. En los próximos años, es probable que esto cambie la forma de operar de los fabricantes y las empresas de alquiler de coches, alterando el patrón de mercado de la demanda de coches y acelerando la adopción de capacidades de datos y análisis.

El carsharing ha llegado: es probable que unos 43,7 millones de personas hayan utilizado un coche compartido en todo el mundo, en 2020, según Statista, y se espera que esa cifra aumente hasta 53,7 millones en 2025. Los ingresos del sector a nivel mundial han pasado de 8.300 millones de dólares en 2017 a 9.600 millones en 2019; a pesar del caos de 2020 de Covid-19, todavía se espera que alcance los 14.000 millones en 2025.

Obviamente, hay variaciones regionales en cuanto a la aceptación. En los centros urbanos de China, el uso de vehículos compartidos ha despegado con fuerza. Mientras tanto, sigue siendo poco frecuente en las zonas rurales de todos los países. En la India, sin embargo, el mercado está creciendo: “El mercado se ha disparado”, indica Abhijit Pal, socio de Mazars. “En los últimos años, hemos visto un crecimiento medio anual de más del 25%”.

El crecimiento en Europa también ha sido constante: “Hay un enorme potencial en esta industria”, afirma Christian Back, socio y codirector del sector automovilístico de Mazars, que señala a Alemania, donde los usuarios han pasado de 600.000 en 2016 a algo más de un millón en 2020, según datos de Statista. En cuanto a los centros urbanos, otros mercados, como Nueva York y Helsinki, han igualado el crecimiento de Berlín.

Todo esto ocurre a pesar de que es relativamente difícil obtener beneficios con el carsharing. “Hay muchos actores nuevos en el mercado”, explica Back, “pero es difícil ser rentable en este mercado, en parte debido a los mayores costes de mantenimiento y limpieza, en comparación con los coches de propiedad individual”.

Aprender a compartir

En los próximos años, es probable que cuatro grandes tendencias globales impulsen el aumento del carsharing.

Vehículos eléctricos

El primero es el auge de los coches eléctricos. Los vehículos eléctricos tienen menos piezas individuales y son más baratos de mantener. Esto supone una ventaja de costes muy necesaria para las empresas de coches compartidos que optan por ofrecer una flota mayoritariamente eléctrica: una ventaja de costes que puede ser fundamental cuando funciona como un negocio de bajo margen. Además, el uso de vehículos eléctricos por parte de los operadores ha hecho que los clientes se acojan al carsharing, precisamente porque quieren experimentar cómo es viajar en este nuevo modo de transporte más ecológico. 

Dispositivos conectados

El segundo es el creciente uso de los teléfonos inteligentes y otros dispositivos conectados que, cada año, da a las empresas de carsharing un mayor acceso a un mayor número de clientes. A medida que los teléfonos inteligentes alcanzan su máxima penetración en los mercados, el carsharing es más cómodo para los usuarios que los servicios tradicionales de taxi y facilitan su integración en soluciones de transporte combinadas. 

Pensamiento más ecológico

En tercer lugar, la percepción de que el carsharing es más sostenible podría ayudar a impulsar el mercado en los próximos años, ya que los clientes buscan cada vez más opciones más ecológicas.

El carsharing también puede ser más sostenible, si acelera la transición a los coches eléctricos dentro del mercado. Los propios coches eléctricos, cuando se alimentan de energía producida de forma sostenible, son una opción más sostenible que los vehículos convencionales.

Ecosistema en crecimiento

Por último, probablemente, otros actores, como las empresas de alquiler de coches, impulsarán el carsharing, adoptando modelos de negocio de carsharing y realizando grandes inversiones. “Las empresas tradicionales de alquiler de coches están realizando grandes inversiones en carsharing para transformarse en empresas de movilidad global”, afirma Isabelle Massa, socia de Mazars.

Éxito compartido para el ecosistema del automóvil

El carsharing ya está reconfigurando múltiples áreas del ecosistema, ya que las empresas de carsharing se convierten en clientes clave para los fabricantes de equipos originales (OEM). Esta tendencia altera el tipo de coche que producen los fabricantes de equipos originales: los que se dedican al carsharing están menos interesados en comprar coches en función de la marca, la personalización y el estilo. En cambio, están más interesados en el precio y los servicios de posventa. “A medida que aumenta la proporción de ventas totales a las empresas de carsharing, el precio adquiere mayor importancia. Esto es un desastre para los fabricantes de vehículos de gama alta, pero es una gran oportunidad para los que producen coches más pequeños y baratos”, explica Back.

Y añade: “Los principales actores, como Daimler/BMW y Volkswagen, han introducido ofertas de carsharing, Share Now y WeShare, respectivamente. Este enfoque permite a los fabricantes de equipos originales (OEM) introducir, testear y perfeccionar nuevos desarrollos para el mercado. Las aplicaciones que utilizan los conductores para desbloquear los vehículos podrían utilizarse para realizar análisis de satisfacción de los clientes y dar a los OEM la posibilidad de fidelizar la marca a lo largo del camino”.

Los datos son otra forma de complacer al conductor. La información de los coches compartidos, recopilada y anonimizada, ofrece a los OEM un conocimiento más profundo de lo que quieren los distintos conductores. “Los datos de los sistemas de calificación de los clientes y el cierre o desbloqueo sin llave a través de aplicaciones pueden ser útiles para analizar los patrones de comportamiento de los clientes y construir modelos de valor de por vida”, afirma Pal. “Les ofrece un acceso a información en tiempo real sobre métricas relacionadas con los tiempos de viaje y aparcamiento, la distancia recorrida, la velocidad, etc.”. Los fabricantes pueden utilizar estos datos para adaptar sus actividades de marketing, mejorar las relaciones con los clientes y acelerar su investigación y desarrollo. En otras palabras, puede ayudar a los OEM a trabajar más como empresas tecnológicas, en las que los datos son uno de los activos más valiosos.

A largo plazo, es probable que surjan nuevas oportunidades de la aplicación de la analítica de voz a los coches compartidos. Back considera que la interacción directa en tiempo real con los clientes no tiene precio y espera que los OEM puedan sacar un beneficio considerable de ella. “Un coche podría preguntar al conductor cómo se siente al final del viaje y analizar tanto su respuesta como su tono de voz, lo que permitiría obtener una imagen muy detallada de la satisfacción del cliente y de cómo se combina con la utilización del vehículo”, afirma.

Estos datos también pueden ayudar a las empresas a segmentar a los clientes de forma estratégica. “La información captada a través de las flotas de coches compartidos puede ayudar a las compañías de seguros a cobrar las primas adecuadas”, afirma Massa. “Y las empresas de alquiler de coches pueden adaptar sus precios a los distintos tipos de conductores”.

Políticas que fomentan el carsharing

Las políticas a nivel local, regional o nacional también están avanzando hacia el fomento del carsharing. Algunas políticas facilitan el uso de los coches compartidos, por ejemplo, con plazas de aparcamiento exclusivas o zonas de funcionamiento especiales para vehículos compartidos. Otras pretenden alejar a los pasajeros de la propiedad individual. “Algunas ciudades alemanas están experimentando para restringir el uso de los coches privados”, dice Back. “Para fomentar el carsharing, muchas piensan en eximir a los coches compartidos de esas restricciones, por su contribución a la sostenibilidad general de la ciudad”. Y añade: “El uso de los servicios de carsharing en las ciudades es cada vez más fácil y, poco a poco, va alejando a la gente del transporte público. Esto abre muchas oportunidades para que la industria del automóvil crezca en el futuro”.

A pesar de que el carsharing sigue siendo un mercado difícil de rentabilizar, su crecimiento no muestra signos de ralentización y se está consolidando como parte necesaria de la infraestructura de movilidad de muchas zonas urbanas de todo el mundo. Según las tendencias actuales, es de esperar que los fabricantes de automóviles sigan adaptándose para servir a sus clientes de carsharing y adopten una tecnología acorde con sus necesidades. Si las redes energéticas se descarbonizan y el carsharing sigue reduciendo la utilización de vehículos, su éxito será una parte vital de los esfuerzos por hacer más sostenibles los sistemas de transporte.

Contactar